Gata está situada al nordeste de la Marina Alta, en la planicie que se forma al sur del Montgó.

Actualmente la población es de 6.581 personas.

Tiene un término municipal de 20,30 km², que limita con Pedreguer, Dénia, Teulada, Benissa, Senija y Llíber. Se encuentra situada a 80m. de altitud y a 8 km. de la costa mediterànea. El municipio está atravesado por la N-332, de fácil acceso por la AP-7. A 80 km. de Alicante y 100 km. de Valencia. Cuenta con una línea regular de autobuses con conexiones a los puntos más importantes de la provincia. También tenemos parada del tren que une la Costa Blanca desde Dènia a Alicante.

En Gata, se pueden comprar los productos más típicos de la zona, encontrará gran variedad de hornos tradicionales, verdulerias, carnicerías. Además, puede disfrutar de nuestro mercado ambulante semanal los viernes por la mañana.

 

Ficha Municipal: GATA DE GORGOS

Desde el instituto Valenciano de Estadística (IVE) ponen a disposición las Fichas Municipales en el Portal Estadística de la Generalitat.

Las fichas municipales son un producto de divulgación estadístico elaborado por el IVE con periodicidad anual. Consiste en una ficha descriptiva básica de cada municipio de la Comunidad Valenciana que ofrece sus principales indicadores estadísticos multitemáticos, presentados de forma eminentemente visual y obtenidos como una selección de la información contenida en el Banco de Datos Territorial (BDT). Asimismo, se incluyen fichas análogas para el conjunto de la Comunitat Valenciana y para las tres provincias..

Los datos recogidos proceden tanto del IVE como de otras fuentes estadísticas de la Comunidad y también estatales..

La información estadística resulta imprescindible para el conocimiento de la realidad social y económica de nuestro entorno, por lo que la puesta a disposición de la sociedad de datos a nivel municipal resulta primordial tanto para la planificación y el diseño de las políticas públicas por parte de las administraciones, como para que cualquier agente público o privado pueda tomar las mejores decisiones.

 

Historia

Desde la prehistoria el ser humano se sintió cautivado por los parajes que rodean la población de Gata de Gorgos. En un farallón en el cauce del río Xaló o Gorgos encontramos las cuevas Rojas, abrigos naturales donde la oxidación del terreno ha teñido en rojo la piedra calcárea, se han encontrado pinturas y grabados provenientes del Paleolítico Superior.

La superfície es más plana en el tercio norte del término, lo que ha facilitado la comunicación con Xàbia al este y con Pedreguer y Ondara al noroeste. Esta es la tierra más productiva con zonas de regadio y los barrancos de les Valls y de la Rana.

El antiguo pueblo nació cerca del norte del río Gorgos, enclavado entre este curso de agua y un barranco.

El origen del municipio de Gata se remonta a la època musulmana, alrededor del año 1023, siendo en esta època una alquería musulmana que hasta el 1030 no tenia ningún jefe Islàmico, estando ligada directamente al Rey de Dénia, ABU MUYAHID. Ya en 1030 aparece como Jefe Islàmico de Gata un musulmán llamado AL BEYANADIR.

En 1075 vivían en Gata 300 habitantes, los cuales fueron disminuyendo a causa de una epidemia de cólera que hizo que los habitantes emigrasen a Alcoi en busca de mejores conidiciones de salud.

Hasta 1609 Gata fue uno de los muchos lugares de la Marina Alta habitados por musulmanes. A finales del siglo XV, Gata pasó a manos de los Íxer, señores también de Jalón; en 1535 se desmembró eclesiásticamente de Denia y se erigió en parroquia.

El siglo XIX ha sido señalado como el de máximo auge del comercio de la pasa, lo que provocó la alteración de la geografía gatera: se hicieron grandes masías (‘abancalamientos de montaña’, según el habla local) para cultivar uva de moscatel y se construyeron muchos ‘riuraus’ repartidos por el término municipal para proteger la pasa de la lluvia. Sin embargo, durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, la emigración afectó fuertemente al pueblo: diversas familias se fueron a trabajar a la Ribera o a la vendimia a Francia; otros emigraron a Argelia y, sobre todo, a Argentina, Cuba o Estados Unidos.

Son también los años del auge del comercio con productos tejidos por las Gateras con la palma del palmito encalado y secado. Esta actividad económica y la producción de pasa han sido capitales para Gata y los pueblos vecinos; no en balde encontramos documentadas las dos industrias desde el siglo XV. Además, la llegada del tren en 1941 facilitó el comercio. Cinco años después se puso a Gata el sobrenombre de Gorgos por real decreto. para distingirla de otra Gata situada en Extremadura.

En la década de los sesenta del siglo pasado, tanto las fábricas de producción de objetos de palma como las de la industria de la pasa empiezan a desaparecer o a transformarse en nuevas empresas de muebles, de importación… Puede ser por eso que no se ha apostado por el sector de la construcción para el turismo hasta el nuevo milenio, cosa que ha propiciado que el pueblo haya mantenido un volumen de población estable y haya conservado bastante bien el término municipal y las tradiciones locales. (Extraídot del folleto “Toponímia dels pobles valencians: Gata de Gorgos” de Joan Giner Monfort.)